YO ESCRIBO «DE SEGUIDILLA»

    He elegido ese título para el artículo, porque me hizo mucha gracia cuando una amiga me comentó que ella nunca escribía las letras separadas, sino que las hacía “de seguidilla”.

Lo aclaro.

Dentro de las diversas maneras que tenemos de escribir, hay dos grandes grupos según escribamos las letras para formar las palabras:

ligadas (“seguidilla”, bien dicho: en cursiva)

separadas (tipográficas).

En este artículo quiero aclararte, porqué es más beneficioso siempre escribir en cursiva.

    Recuerdo que hubo una época en la que escribía con letra tipográfica. Era mucho más joven, parece ser que en la adolescencia, momento en el cual, quieres hacer las cosas diferentes a lo aprendido, se suele utilizar más la letra tipográfica. Tac, tac, tac…como si fueras una máquina de escribir.

En mi caso fue así. Me duró poco, no me gustaba, y de manera natural, volví a la letra cursiva.

Una de las creencias (que no es cierta), es que con la letra tipográfica vas más rápido.

¿De verdad lo crees?

    Escribe cualquier palabra en un papel, separando las letras. Tienes que parar en cada una de ellas y levantar el útil otra vez, para dibujar la siguiente letra. Cuando crees que arrancas paras, cuando crees que arrancas paras, cuando crees que arrancas…buf! paras…

A tu cerebro le va a pasar lo mismo. ¡Al pobre lo confundes! Con cada movimiento interrumpido, frenas el pensamiento, el razonamiento, y la memoria se va disipando.

Resultado: a tu cerebro, con la letra tipográfica le es más difícil memorizar lo escrito.

    La letra cursiva es más dinámica, avanza, no se detiene. Con ella logramos salud psíquica, emocional, afectiva y física. Nos lleva hacia un dinamismo mental, que nos mantiene más despiertos, ya que la letra cursiva estimula más zonas de nuestro cerebro. Al hilar nuestra letra, hilamos también nuestro pensamiento. Si utilizas la letra tipográfica, seguramente seas de las que tiene que pensar mucho las cosas antes de decirlas.

¿Sabías que nos permite aprender otros idiomas con más facilidad?

Si hablamos a nivel grafológico, a esta variante a analizar, la llamaríamos cohesión.

¿En qué nos vamos a fijar? Nos fijaremos si las letras del escrito están ligadas, o por el contrario, separadas entre sí.

    Desde el punto de vista psicológico, la escritura ligada, simboliza el contacto del que escribe con los demás. Rapidez mental, estabilidad emocional, tenacidad, deducción lógica, tendencia al contacto, extraversión, sociabilidad… Todo esto se dará siempre y cuando, el conjunto del escrito sea positivo.

Si nos vamos a lo negativo (que también lo tiene), encontraremos a personas rutinarias,

 

obstinadas,

 

dependientes…

    Si la escritura ligada, se hace muy caligráfica, tendríamos a personas con ciertos prejuicios, y muy convencionales.

¿Y qué pasa con la escritura tipográfica, letras separadas?

Si eres de las que escribes de esta forma, tiendes a detenerte a pensar (demasiado), y no analizas el conjunto de las situaciones.

Eres más introvertida, e inconstante. Igual que arrancas a escribir, y paras en cada letra, te ocurrirá en tu vida cotidiana.

Deberías cuidar tu estabilidad emocional, tienes los mismos parones y arranques emocionales, que tu letra.

Como he apuntado antes, la cohesión de la escritura, refleja el nivel de contacto con los demás.

    Al escribir con las letras separadas, lo mismo te separas de las personas de tu entorno. No tengas miedo de hacer amistades nuevas, enriquécete de las personas que pueden darte mucho de ellas. Comparte tu tiempo con amigos, no seas desconfiada, no todo el mundo va a hacerte daño.

Une tus letras, y con ello, te unirás más a los demás.

Haz la prueba.

Besos, Rosa.

Imagen de cabecera: Slava Bowman (Unsplash)

Add A Comment